Saltar al contenido
Tienda Solidaria La Voz Animal

Santuario

La asociación La Voz Animal es una ONG dedicada a la protección animal que empezó en el año 2000 sacando perros y gatos de lasperreras municipales donde iban a ser sacrificados y ha acabado rescatando todo tipo de animales domésticos, tanto de compañía como de granja. Así pues, al día de hoy La Voz Animal está rescatando una media de 300 perros y 100 gatos al año y, por otro lado, tiene albergados en su santuario más de 300 animales de granja que también han sido rescatados muchos de ellos antes de ir a mataderos.

Actualmente, La Voz Animal dispone de terreno y de instalaciones para los animales de granja, pero necesitamos con extremada urgencia construir perreras y gateras donde poder albergar a este tipo de animales, pues muchos de ellos no pueden vivir mezclados con el resto de animales de granja y debemos tenerlos separados en un lugar ideal para ellos, con cheniles o gateras que tengan su parte interior y exterior, así como patios de recreo.

En todos estos años, dado que La Voz Animal ha tenido solo recursos para los gastos de primera necesidad y más básicos era impensable poder soñar con construir unas instalaciones que dispongan de todo lo necesario para que los perros y gatos vivan lo más felices posibles mientras se les encuentra familias adoptivas.

Por eso, esta asociación se encuentra en un momento en el que necesita más que nunca el empujón y la ayuda que lleva años esperando para conseguir crecer y relanzarse de una vez por todas, para conseguir ser una asociación con estabilidad, que pueda finalmente darle a los animales que ha rescatado lo mejor que se merecen sin morir en el intento y en la desesperanza. Pero si ahora se consigue la ayuda que La Voz Animal necesita para mejorar la calidad de vida de sus animales habrá merecido la pena.

NUESTRO OBJETIVO:

La Asociación La Voz Animal es una ong sin ánimo de lucro que fue fundada en el año 2000, en un principio para dar salida a cientos de perros y de gatos de la perreras públicas dónde tenían fecha de sacrificio y así salvarles la vida, dándoles una segunda oportunidad y buscándoles una familia adoptiva que les dieran el hogar que se merecían.

Sacar animales de las perreras municipales y colaborar directamente con ellas implica también proporcionarles una asistencia veterinaria a todos ellos, así como tratamientos especializados a aquellos que sacamos enfermos o accidentados, igualmente realizar una campaña permanente de esterilización para reducir la superpoblación de animales y consecuentemente evitar más abandonos y sacrificios innecesarios, y finalmente el desarrollo de una campaña permanente de adopción que es el objetivo final y principal de cualquier protectora de animales como la nuestra.

Sin dejar de desarrollar esta importante labor hasta el día de hoy, La Voz Animal ha ido ampliando sus proyectos según las necesidades sociales que se han ido presentando como la realización de rescates colectivos de gran cantidad de animales conjuntamente con otras asociaciones protectoras de animales y en colaboración con la Comunidad de Madrid o ayuntamientos, también del control de colonias felinas, de la interposición de denuncias contra maltrato o abandono de animales, rehabilitación y terapia psicológica de animales traumatizados y con problemas de conducta, y el rescate de animales de granja, desde aves, conejos, cobayas, hurones, cabras, ovejas, cerdos, caballos, ponis, burros hasta otras especies domésticas que también suelen ser abandonadas y no existen apenas santuarios o protectoras que los alberguen.

Así pues, hemos acabado realizando una protección animal integral de animales domésticos teniendo una media de 200 animales de granja albergados en nuestra protectora de por vida a los que les buscamos padrinos para poder mantenerlos y la recogida anual de 400 perros y gatos abandonados a los que les buscamos adoptantes para que tengan un nuevo hogar y así poder seguir rescatando a más perros y gatos con el mismo objetivo.

Queremos seguir creciendo para que así nuestros proyectos también sean más grandes, pues de esta manera ayudaremos a un mayor número de animales de acuerdo a las posibilidades de La Voz Animal y de los recursos que disponemos, que lamentablemente siempre son insuficientes para abarcar un problema social tan grande y olvidado como es la protección animal en España donde queda mucho por avanzar en esta materia y que nosotros como asociación apenas abarcamos un granito de arena frente a los 200.000 animales abandonados, de los cuales acaban sacrificados en perreras el 75% al año en este país. Pero por algo siempre se empieza y para nosotros es una gran satisfacción todos los animales que hemos salvado y rescatado en estos años porque más que nadie somos conscientes de lo difícil que es conseguirlo y del gran esfuerzo humano y económico que conlleva.

NECESIDAD URGENTE DE LA ASOCIACIÓN:

Como lo económico siempre es el mayor hándicap de una asociación, La Voz Animal tampoco se libra de las grandes dificultades existentes para conseguir financiación para llevar a cabo o conseguir finalizar los diferentes proyectos que desempeñamos en beneficio de los animales domésticos que rescatamos.

Apenas los recursos económicos que recibimos a través de donativos, socios y colectas no llegan más que para el día a día en cuanto al mantenimiento de los animales, sus cuidados, alimentación, tratamientos veterinarios y las campañas de concienciación y adopción que realizamos. En todos estos años, poco a poco pero con constancia hemos podido construir instalaciones para los animales de granja, como corrales y establos con madera y estructuras lo más baratos posibles y fáciles de instalar en nuestro santuario-protectora. Así que al día de hoy, disponemos de un terreno rústico y tenemos instalaciones para los animales de granja, pero ahora nos faltan unas instalaciones adecuadas para albergar a los perros y a los gatos que recogemos.

Sin embargo, afrontar instalaciones y construcciones más complejas y caras, como las que necesitamos con extremada urgencia en cuanto a la edificación de perreras, gateras, u otras instalaciones vitales para una asociación de protección animal tales como oficina, enfermería o quirófano, lavandería o peluquería para bañar o desparasitar a los animales, es un gasto inalcanzable para nuestra asociación a pesar de ser imprescindibles para poder desarrollar nuestra labor y tener a los animales en unas condiciones de vida dignas.

La gran cantidad de perros que recogemos al año nos exige que dispongamos de una instalación especialmente diseñadas para la estancia de perros al menos con el número de jaulas/cheniles suficientes para poder albergarlos a todos sin los problemas que actualmente tenemos en cuanto a falta de espacio por no tener suficientes habitáculos para todos ellos. Unas instalaciones adecuadas para que los perros vivan lo mejor posible hasta que sean adoptados deberían de tener una parte interior donde estén protegidos de las inclemencias del tiempo a ser posible con calefacción y una parte exterior para que salgan a hacer sus necesidades o para que les dé el aire o el sol si lo desean. Igualmente, de unos patios adyacentes para que salgan a jugar y a correr cuando se limpian sus jaulas y tengas sus horas de recreo, esparcimiento y sociabilización con otros congéneres.

Actualmente, tenemos apenas 10 jaulas para albergar a todos nuestros perros y además no reúnen las necesidades que creemos importantes como las explicadas antes pues solo disponen de parte exterior, pero en su día las construimos de forma provisional ante la necesidad imperiosa de tener algún lugar donde guardarlos pero sin disponer de los recursos económicos que necesita una instalación adecuada a su etología. De ahí la extrema necesidad de realizar el proyecto de la construcción de una instalación para albergar a los perros rescatados por La Voz Animal y de conseguir financiación para llevarlo a cabo cuanto antes posible sin que pasen otros 10 años más.

Creemos que con una instalación con 20 jaulas/cheniles, 10 a cada lado de una nave con su parte interior y exterior sería ideal para ver cumplido uno de nuestros proyectos más importantes y ambiciosos de nuestra asociación con la posibilidad de que pueda ampliarse la instalación por módulos en un futuro, si con el tiempo y con mayores recursos poco a poco se pudiera ir aumentando el número de cheniles de acuerdo a las necesidades que surjan y a los recursos disponibles.

Así mismo, tenemos la misma situación con los gatos, cada año por circunstancias imperiosas hemos tenido que aumentar los rescates de gatos a cual más indefenso y necesitado, muchos atropellados y en las últimas. Si año a año ha aumentado el número de gatos abandonados, a la desesperada hemos tenido que rescatar a más progresivamente, pasando muchas dificultades para poder albergarlos a todos en las mejores condiciones posibles dentro de nuestras grandes limitaciones.

Creemos que con una instalación que dentro de la nave tenga 10 gateras amplias, 5 a cada lado de la nave, adaptadas todas ellas a las necesidades y etología felina, con su parte interior con calefacción para protegerlos de las inclemencias del tiempo y su parte exterior para que salgan a utilizar sus aseos/areneros, a tomar el sol, el aire y jugar, sería ideal para que los gatos disfruten de una estancia en nuestro albergue lo más feliz y cómoda posible hasta que sean adoptados.

Actualmente, únicamente disponemos de 8 gateras provisionales de apenas 2 metros cuadrados cada una, por lo que nos encontramos con la necesidad imperiosa de tener unas gateras idóneas para ellos, donde poderlos albergar a todos sin estrecheces y con una calidad de vida digna donde puedan ser mínimamente felices con la posibilidad de que pueda ampliarse en un futuro si llegase la necesidad de albergar a más gatos si disponemos poco a poco de mayores recursos económicos. De ahí la extrema necesidad de realizar el proyecto de la construcción de una instalación para albergar a los gatos rescatados por La Voz Animal y de conseguir financiación para llevarlo a cabo sin más espera.

Por otro lado, una protectora de animales aparte de necesitar instalaciones para albergar a los animales rescatados, necesita de instalaciones y habitáculos especiales para dar cobertura y poder desempeñar funciones relacionadas con la protección animal. En todos estos años, dado que hemos tenido solo recursos para los gastos de primera necesidad y más básicos era impensable poder soñar con unas instalaciones que dispongan de enfermería, quirófano o una oficina donde atender al público y a los adoptantes que vienen a visitarnos pero que realmente sin ellos no se funciona adecuadamente y las limitaciones son muchas en todos los sentidos.

Por ejemplo, el hecho de ser autosuficientes teniendo una enfermería y un quirófano propios para atender a nuestros animales reduciría nuestros gastos que tenemos con las clínicas veterinarias externas a las que tenemos que llevar los animales y que actualmente nos lleva una gran parte de nuestros escasos recursos. Con nuestra propia enfermería y quirófano no tendríamos que soportar tanto gasto veterinario y, por lo tanto, optimizaríamos nuestros ingresos pudiendo destinar lo que nos ahorremos a otras necesidades.

Lo mismo nos pasa si dispusiéramos de nuestra propia lavandería, pues con una lavadora especial para lavar las camas y toallas de los animales, no necesitaríamos gastarnos nuestros propios recursos en una lavandería industrial que aumenta nuestro gasto impidiendo que aprovechemos lo mejor posible nuestros recursos por falta de no tener las instalaciones adecuadas.

Otro tanto nos sucede con la falta de tener un almacén cerrado del exterior que proteja los alimentos de la humedad, la lluvia, el sol e, incluso, ratones que se comen los alimentos y los estropean, perdiendo cantidades de alimentos que necesitamos imperiosamente para nuestros animales por no disponer de un almacén amplio e interno.

Tener un lugar donde poder bañar a los animales con agua caliente, secarles, cepillarles y dejarlos aseados, al igual que hacen en las peluquerías caninas, pero que en una protectora resulta mucho más importante e imprescindible porque los animales abandonados suelen llegar muy sucios, con el pelo lleno de nudos o llenos de espigas clavadas en la piel, así como llenos de parásitos externos, pulgas, garrapatas o sarnas es una necesidad que también echamos mucho en falta, sobre todo con los casos más graves, pues tenemos que llevarlos a las peluquerías de las clínicas veterinarias conllevando un gasto añadido para nuestra asociación o incluso a nuestras propias casas.

Probablemente, nadie se hace una idea de las necesidades reales de una protectora hasta que no se colabora activamente con una, o bien, se explica en un proyecto como este, pero entre tener unas instalaciones adecuadas dónde se dispone de todas estas cosas a no tenerlas es lo que marca la diferencia entre tener bien atendidos y felices a los animales albergarlos o simplemente encontrarse en la más absoluta supervivencia los animales y la asociación que los acoge.

Por otro lado, para fomentar la adopción y proporcionar unas garantías sanitarias a los adoptantes con el animal que adoptan, pues estos entre elegir un perro garrapatoso o lustroso, obviamente elegirán lo segundo, es necesario tener los medios adecuados para que el animal esté lo más limpio y sano posible antes de ofrecerlo en adopción y así poder desempeñar una labor social óptima y satisfactoria para todos, animales, personas de la asociación, adoptantes y la sociedad en general que se beneficia de nuestra labor social también.

Las personas que dirigimos La Voz Animal no solo estamos plenamente concienciados con el sufrimiento de los animales, también estamos concienciados con los problemas medioambientales. Amamos y respetamos la vida de cualquier ser vivo, sea de la especie que sea, y aunque nuestra especialidad es ayudar a los animales domésticos necesitados, una cosa lleva a la otra y no por ello queremos dejar de lado el respeto y cuidado de la naturaleza, pues de ella dependemos para vivir todos los seres vivos del planeta.

Destacamos esto porque también valoramos el terreno rural donde tenemos albergados a los animales, casi todo lo que hemos construido en él ha sido intentándolo hacer lo más rústico y ecológico posible, reciclando el agua y dañando lo menos posible el entorno. Aunque ha estado sometido a la acción del hombre desde hace siglos (antes era una explotación agrícola) queremos recuperar lo más posible el terreno, también con la plantación de cientos de árboles autóctonos (encinas, pinos y algarrobos) y así conseguir otro de nuestros objetivos: que los animales incluidas las personas, plantas y suelo sea todo uno, en equilibrio y armonía.

Para que el ciclo natural siga su proceso con un suelo mínimamente recuperado y sano, las plantas y árboles crecerán fuertes y vigorosos que a su vez ofrecerán sombra y alimento a los animales albergados (al menos a los omnívoros y herbívoros) y estos a su vez abonarán al suelo para fertilizarlo, con la finalidad de que no se interrumpa este ciclo natural imprescindible para un entorno equilibrado y natural, atrayendo a su vez a la fauna autóctona como murciélagos, cernícalos, abubillas, etc.. que poco a poco observamos maravillados algunos de ellos en el lugar.

Por todo ello, hemos buscado una empresa que pudiera hacer este proyecto con las instalaciones que necesitamos con la misma filosofía ecológica y natural que nosotros tenemos. Afortunadamente la hemos encontrado y hemos podido comprobar que la calidad-precio en sus construcciones es exactamente igual que en las construcciones convencionales pero con la gran diferencia de que son ecológicas para el entorno adaptándose a nuestra filosofía medioambiental pero también a nuestras necesidades. Por ello a continuación en el siguiente punto se expone el anteproyecto y el presupuesto que nos han presentado Singular Haus.